Memoria del pescador

Un libro de Carlos Francisco González. Prólogo de Joel Pérez Noguera.

Carlos es un autor que vive la escritura en cada átomo de su ser. Sus historias son transmutadoras y apasionantes.

El poeta narrativo por excelencia, que con su explosión de recursos literarios te puede crear poesía o narrativa.

En “El ático y otros cuentos macabros” podemos sentir el tormento, el dolor de los personajes que cobran vida y a posteriori fallecen. La oscuridad también pude mostrarse bella cuando afrontamos nuestros temores y encontramos un halo de luz en la tormenta. En este libro repleto de cuentos que estremecen las almas podemos apreciar un amplio abanico de descripciones embelesadas con las figuras retóricas que utiliza, pero esto no quiere decir que pierda el ritmo de la lectura, y sus acciones transcurren con fluidez, dando un final inesperado y novedoso.

En contraposición a dichos cuentos, “Memoria del pescador” es una historia escrita en romance, una estrofa que nos lleva a una época remota. Contiene rima asonante en los versos pares como si el octosílabo fuese un instrumento de percusión preciso y que le da musicalidad a los cantos. El lenguaje que emplea en este romancero es una miscelánea entre palabras de uso común, cultismos, términos relacionados con la mar y canarismos propios del Puerto de Tazacorte; que en su inmensa mayoría son topónimos de la fauna marina que habita en Canarias o elementos y acciones de directa relación con la pesca.

Lo curioso de este libro es que la historia sigue los patrones clásicos de la narrativa. No obstante, el uso de versos con una métrica regular y sus respectivas rimas, hacen que el ritmo sea poesía. La selección de palabras crean armonía en el oído, hacen que los quieras leer en alto.

Cuando a continuación te sumerjas en su océano, notarás que el pescador es una profesión heroica y al ismo tiempo humilde, que se siente en el interior como los sueños.

Lo real se une a la fantasía y sus aventuras tienen matices oníricos que podrían ser reales. La cuestión es hacia dónde nos lleva, como un barco que fija sus balizas y como el agua que fluye entre los versos, pues en sus mares se haya el amor que está dentro de nosotros.

¿Y qué es el amor?

Es una pregunta que tiene tantas respuestas como individuos, pero es un sentimiento universal. Y si aún no sabes cómo es el amor verdadero, lo averiguarás al final.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *